Todos los secretos del cochinillo asado

Todos los secretos del cochinillo asado

Si vas a ir dentro de poco a uno de los asadores de carne en Valdemoro, queremos contártelo todo sobre uno de los platos más tradicionales y de más reconocimiento de la tierra de Castilla: el cochinillo asado.

El cochinillo asado es, y seguirá siendo, un plato con historia. Ya en la época de la Reconquista, el cochinillo asado era un plato típico en tascas y tabernas, así como en los asadores de carne en Valdemoro, municipio castellano tradicional. Queremos contarte todos los secretos de esta pieza tan sabrosa.

Lo más importante a la hora de hacer un buen cochinillo es, por supuesto, la materia prima. Lo ideal es que el cochinillo pese entre 4 y 5 kilos y tenga unos 21 días de vida aproximadamente. También es importante que durante ese tiempo solo se alimente de leche materna, ya que así la carne estará más jugosa.

Otro secreto importante es dónde hacemos el cochinillo. El lugar idóneo para ello es un horno de leña. Esto nos permite una elaboración tradicional, tal y como lo hacían tiempo atrás. El horno de leña permite que el cochinillo se vaya asando lentamente, sin ninguna prisa, mientras va soltando la grasa que luego le dará su sabor tan característico. El cochinillo estará en el horno unas 2-3 horas, hasta que quede crujiente.

Además, en contra de lo que muchos piensan, el cochinillo es muy saludable. Esta confusión viene dada por la asociación del cochinillo asado con el cerdo asado. La diferencia es que el cochinillo carece de carbohidratos. También contiene menos grasas que otros asados. Su contenido en agua es también mucho más elevado.

Por todo ello, anímate a venir a probarlo a nuestro Restaurante Terraza La Parrilla de Valdemoro y empápate no solo de pura gastronomía, sino también de la historia y la tradición de nuestros antepasados en Castilla.

haz clic para copiar mailmail copiado